Miles de chilenos se desempeñan profesionalmente en las diversas reparticiones de la administración pública y otras organizaciones ligadas al Estado. Muchos son capacitados para cumplir nuevos objetivos y en diversas áreas con el fin de lograr altos niveles de eficiencia en sus puestos de trabajo.

Hay estudios y experiencias que concluyen que una mayor capa-citación, reforzamiento de herramientas y nuevos conocimientos, aumenta la productividad en los ser-vicios públicos y organismos del Estado. Según el estudio Análisis Descriptivo Gestión de la Capacitación en Servicios Públicos, elaborado por el Servicio Civil, y que resume las observaciones y estadísticas globales respecto de la gestión de la capacitación en los servicios públicos de la administración central del Estado entre los años 2012 a 2016, del total de 23 ministerios y 174 servicios públicos, un 82% de los ser-vicios cuentan con un área que gestiona la capacitación.

En esa línea, Pablo Neumann, socio gerente de IT Hunter, indica que “la capa-citación periódica permite que los trabajadores puedan hacer el trabajo de mejor manera y de forma más eficiente, usando los métodos y técnicas adecuadas que aseguran el resultado de la tarea. Entonces en el sector público, donde los recursos son escasos y la demanda de servicios por parte de la ciudadanía es muy alta, esto es clave”.

El ejecutivo explica que, por lo general, las áreas en que los trabajadores de los ser-vicios públicos se capacitan se relacionan generalmente, con materias de procesos, calidad de servicio, trabajo en equipo, herramientas tecnológicas, comunicación efectiva, atención de público, entre otras. A la vez, respecto de si existe un momento indicado para participar de una capacitación o programa de especialización destaca que no existe algo específico. “La idea es que sea un proceso continuo, que puede tener una planificación anual y una revisión periódica del avance. Las necesidades se detectan a partir de los objetivos que se plantean en la institución y las brechas de conocimientos y habilidades que los mismos trabajadores identifican con sus superiores”, sostiene Neumann.

Inversión y participación

El mismo estudio elaborado por el Servicio Civil y que resume la gestión de la capacitación en los servicios públicos de la administración central del Estado entre los años 2012 a 2016, respecto del monto invertido los datos arrojan que desde el 2013 hubo un incremento en la inversión por persona que fue sostenido hasta 2016, y que equivale al 13%, y un crecimiento de 8,43% entre 2012 y 2016. El estudio seña-la que la modalidad Curso representa más del 70% del total invertido; Diplomados experimentó un crecimiento de 106%, mientras que Talleres comenzó a experimentar una disminución desde 2016.

Durante los años en que fue tomada la muestra, las mujeres concentran la mayor participación en las acciones de capacitación, en línea con una mayor población femenina en los servicios del Estado (58%). Asimismo, en la Región Metropolitana, Valparaíso, y el Biobío hay un mayor número de acciones: 59,2%, 6% y 5,2% respectivamente, datos relacionados a la distribución demográfica del país. En tanto, el resto de las regiones del país tienen en promedio 3% de participación, salvo la Araucanía que durante todos los años marcó 4%.

Fuente: La Tercera