Si a finales del sigo XX el gerente de Informática era un personaje con un perfil 100% técnico que trabajaba con su equipo de forma aislada del resto de gerentes de una compañía, hoy ese estereotipo ha desaparecido por completo.