Expertos coinciden en que el presente mes es ideal para que las empresas planifiquen su año financiero y laboral.

Llegó marzo, y con su arribo muchas empresas medianas y pequeñas dan inicio a un mes en el que deben tomar decisiones claves para el funcionamiento de su negocio durante este 2017.

“Hay ciertos puntos que no deben faltar en la planificación de este nuevo año, el que para muchas empresas comienza recién en este mes”, comenta el gerente general de la firma de servicios financieros CFC Capital, Juan Campos. Puntos como, por ejemplo, proyecciones de ventas e ingresos, de costos e insumos, metas de producción y/o mejoras de eficiencia, nuevos mercados o clientes posibles, entre otros.

Pero también cambios normativos en el área o sector de la empresa, nuevos marcos legales en materia tributaria y laboral son otros tópicos claves para una buena planificación, agrega el ejecutivo.

Impuestos en regla

Tener el pago de impuestos al día o, al menos, repactados, es fundamental para iniciar bien el año, ya que de lo contrario no se pueden emitir facturas y la continuidad del giro del negocio estará comprometida.

“Desde el 1 de febrero es obligatorio usar factura electrónica, por lo que si la empresa tiene deudas tributarias, ésta debe ir a la Tesorería y solicitar el pago en cuotas. Se le aplicarán multas, pero es eso o arriesgarse a no recibir una factura si es en papel”, acota Campos.

Planificación

Si bien, en general, se piensa que marzo es difícil, en opinión de los expertos es el mes idóneo para diseñar un plan para el año. Todos los meses se pagan remuneraciones, pero en marzo se suman el permiso de circulación y, además, en abril siguiente las pymes también deben pagar su impuesto a la renta.

“La idea es intentar generar un colchón, por lo que preparando un balance con tiempo una empresa sabrá cuánto tiene que cancelar. hay que poner atención al hecho de que las rentas con multas son caras y este año se empiezan a pagar las primeras rentas según el cambio de tributación”, advierte Campos.

Productividad

El tercer mes del año es difícil, porque en éste también es cuando comienza a terminar el período de vacaciones, se inicia el regreso a clases, llegan la congestión vehicular y los problemas de transporte, lo que puede tener impacto en materia de productividad, afirma Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de IT Hunter.

“En el período de vacaciones y relajo una persona alcanza en mayor o menor medida a desconectarse de su trabajo y cambiar su rutina. Reincorporarse al trabajo y rendir al 100% desde el primer día es muy difícil de lograr, dado el contexto mencionado, y hay que buscar soluciones”, dice.

Por eso, recomienda que los trabajadores empiecen el año laboral con metas claras y medibles en el tiempo, planifiquen diariamente sus actividades, prioricen las tareas a realizar, respeten sus horas de descanso y cuiden su estado de salud.

Nuevas leyes sociales

Las leyes sociales son los aportes que hace empleador y trabajador en beneficio de este último para que pueda optar a seguridad social durante el período trabajado y a una pensión de vejez. El pago al día de las llamadas imposiciones es una responsabilidad para las empresas y, en especial, en el área de servicios, pues las deudas de arrastre de leyes sociales no se regularizan con rapidez.

“Las empresas deben preocuparse de cumplir con las imposiciones todos los meses, porque se arriesgan a que se les retengan sus estados de pagos y estos no se liberen hasta que el tema esté regularizado”, asegura Campos.

Financiamiento

Marzo es también buena fecha para tener claridad sobre las fuentes de financiamiento que tiene la empresa o a las que puede acceder, por ejemplo, si su flujo de caja está muy ajustado.

“Hay una buena oferta de financiamiento para la pyme. Están los bancos, las cooperativas de ahorro y crédito e incluso fundaciones. Pero también hay firmas que ofrecen leasing y factoring a empresas con Dicom o deudas tributarias y desde la primera factura. Es una alternativa de financiamiento para obtener liquidez inmediata y cubrir las necesidades de capital de trabajo”, precisan en CFC Capital.

Fuente:

LaTercera (página 22)