El mundo cambia más rápido que antes. Y en el tema laboral pasa lo mismo.

Por eso, y dadas las cada vez más veloces transformaciones que la tecnología está provocando en casi todos los mercados, el trabajador de hoy requiere de nuevas habilidades para avanzar en su carrera.

Así lo afirma Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de la reclutadora especializada en tecnología IT Hunter, quien dice que hoy, por ejemplo, resulta indispensable manejar un segundo idioma y estar abierto a trasladarse, por razones de trabajo, a otra ciudad o país.

Vivimos en un mundo más interconectado, con sociedades más heterogéneas, trabajadores más calificados y en donde el inglés se ha convertido en la lengua por excelencia de los negocios”, sostiene Benjamín Toselli.

Marcelo Fagalde, docente de la Escuela de Psicología Universidad de Las Américas explica que esto también ha hecho que los códigos y líneas de trabajo cambien rápidamente en los lugares de trabajo, por lo que cada vez es más fácil quedar “fuera de lugar”.

En esta materia, dice Fagalde, hay un concepto desarrollado por un el norteamericano, Karl Weick, que en inglés es sensemaking y que resume este efecto.

Sensemaking podríamos traducirlo rápidamente al término coloquial de ‘ser ubicado’, de entender el ambiente en el que se trabaja, a las personas, prioridades institucionales y de aportar respuestas que tengan sentido a la organización”, explica Marcelo Fagalde.

Para el experto es clave ser capaz de moverse con información correcta, pero de modo oportuno y contextuado a las necesidades de los demás, a sus necesidades operacionales, pero también humanas. Nunca hay que olvidar que el trabajo es con otros y que ellos no son robots. Tanto un jefe como un subalterno que no capta claves emocionales de sus compañeros puede ser disfuncional y perjudicar el logro de la organización.

Tomás Hermosilla, head of Marketing Chile & Perú de la consultora PageGroup  además agrega que hoy la clave para lograr cosas en el lugar de trabajo está en el dinamismo, por lo que las habilidades blandas son las más requeridas. ¿Cuáles?

Hemos visto que las personas que se dedican a incorporar nuevas habilidades constantemente llegan a tener un grado de empleabilidad mayor, ya que las organizaciones están dispuestas a colaborar con el desarrollo de habilidades y conocimientos técnicos más que enfocarse en desarrollar habilidades blandas”, explica Tomás Hermosilla.

Pero , si todo esto tuviéramos que llevarlo a una lista, los expertos coinciden en que hay cinco atributos que todo trabajador debe empezar a trabajar desde ahora para enfrentar los cambios que ya están llegando a nuestros empleos. ¿Cuáles?

  1. Segundo idioma. A veces resulta más beneficioso manejar el inglés que tener un posgrado para, por ejemplo, postular a un cargo en una multinacional o con proyección internacional, dice Toselli, de IT Hunter. De hecho, explica, un profesional bilingüe puede llegar a ganar  hasta un 50% más que una persona que sólo habla español.
  2. Trabajar en equipo. Las organizaciones de hoy tienen como estructura del éxito y logro de sus objetivos el hecho de trabajar en equipo. Aquí, dice Hermosilla, el buen trato es clave. “Los colaboradores se han puesto más demandantes en tener una buena cultura y quieren a alguien que los pueda escuchar, entender y que les dedique tiempo para explicarle sus dudas de buena manera”.
  3. Apertura a la movilidad. La globalización y el desarrollo de las tecnologías han permitido a muchas empresas traspasar las fronteras geográficas de sus respectivos países para instalar oficinas o sucursales en otras latitudes. Esto implica muchas veces la necesidad de trasladar a esos lugares a trabajadores de la casa matriz con el fin de iniciar las operaciones del negocio en la nueva plaza elegida.
  4. Competencias digitales. Esto no sólo implica manejar un computador, sino que entender además cómo funciona internet, las redes sociales, las aplicaciones como videoconferencia y los dispositivos tecnológicos inteligentes, en general.
  5. Desarrollo permanente. Dada la alta competencia existente e información disponible, las organizaciones continuarán demandando perfiles altamente calificados, lo que conlleva para un profesional el reto de estar constantemente capacitándose en las nuevas materias ligadas a su quehacer.

Fuente: Capital Humano