Los constantes cambios digitales y el mayor acceso a la información en internet han provocado que la industria tecnológica se fije más en los conocimientos y el manejo de los candidatos que sus diplomas a la hora de contratar.

Tras la recalendarización de la PSU, a comienzos de diciembre los egresados de cuarto medio estarán rindiendo lo que para muchos será un momento clave para el futuro. Y es que pareciera ser que la elección de la carrera correcta en la universidad apropiada marcará el resto de la vida de muchos. Sin embargo, hay un sector del mercado del trabajo donde no es así, necesariamente: tecnología, informática y programación, áreas que se han reconvertido y donde los diplomas o títulos universitarios han pasado a un segundo plano, o pelean a la par con los conocimientos adquiridos por cuenta propia, dada lo dinámica y diversa que se ha vuelto esta área.

Nota completa de El Mercurio a continuación…