Cómo salir por la puerta ancha tras un despido

Se debe evitar hablar mal del antiguo empleador.

Aunque se trata de una experiencia poco agradable, la desvinculación laboral no tiene porque ser una tragedia. Hay que saber aprovecharla.


“Lo principal es mantener la calma, ser positivo y poner todas las energías para reinsertarse en el mercado lo antes posible.” Este es el primer consejo para hacer frente a un despido que entrega Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de IT Hunter. “Con la familia se debe hablar con la verdad, pero sin generar temor por la situación que se está viviendo. Hay que tener claro que es algo temporal y se debe mirar como una oportunidad para encontrar algo mejor.”


Toselli recomienda “ser lo más ahorrativo posible durante el periodo de cesantía. Y sobretodo, ver la búsqueda de trabajo como un trabajo más, cumpliendo horarios, contactando a la gente conocida y las redes de amistades para enterarse de oportunidades laborales y enviar los antecedentes profesionales.”


Al momento de ser despedido, es importante preguntar las razones, señala el ejecutivo de IT Hunter, “porque lo más probable es que en las entrevistas laborales que tenga a futuro se lo preguntarán.” Si la razón no es un mal desempeño, es bueno pedir una carta de recomendación.


“Aunque a la persona la despidan, es importante irse en forma digna, con la frente en alto” dice Toselli y agrega que “siempre hay que evitar hablar mal del antiguo empleador, ya sea en las redes sociales, en ciertos sitios de Internet o en entrevistas de trabajo, porque en el fondo está hablando mal de sí mismo.”


Fuente: LaHora – Páginas 28-29 del 13-10-2015.