Una amenaza para el desarrollo de Chile.

Escasez de especialistas TIC:

Por Benjamín Toselli, Presidente Ejecutivo de IT-Hunter.


Hablar hoy de tecnología es sinónimo de productividad, eficiencia y competitividad. Asimismo, implica referirse a algo transversal, que cruza cada una de las áreas de la economía de un país y, por qué no decirlo, que está presente día a día en la vida de los individuos.

Tal ha sido la rapidez y desarrollo que han experimentado las TIC en las últimas décadas que incluso algunas leyes se han visto afectadas por la velocidad con que avanzan. Sin ir más lejos, basta con recordar la actual polémica entre la conocida aplicación Uber y los dueños de taxis.

Y es que desde que nos despertamos hasta que nos dormimos, las tecnologías están presentes en nuestro quehacer. Si queremos pagar alguna cuenta, solicitar una hora al médico, comprar un pasaje de avión o hacer una transferencia bancaria nos conectamos a Internet desde un notebook o smartphone. Lo anterior es mucho más rápido, divertido y nos da una mayor movilidad. De hecho, la telefonía móvil en Chile ya superó los 20 millones de líneas y tendencias como Bring Your Own Device (BYOD) ya son una realidad al interior de las organizaciones.

A sectores como la minería, energía, telecomunicaciones, transportes, salud y banca que, tradicionalmente, invierten en nuevas tecnologías se han sumado otros como educación, retail, gobierno y servicios en general. En materia de comercio electrónico, por ejemplo, se observan en nuestro país tasas aceleradas de crecimiento en el último tiempo. De acuerdo a la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), las proyecciones para las ventas online de este año estarían superando los US$ 2.800 millones.

Esta, y otras situaciones, han generado una alta demanda de especialistas TIC que lamentablemente está insatisfecha y que ha llevado a muchas compañías a buscar dichos talentos en el extranjero.

En este sentido, hace aproximadamente dos años un estudio de la ACTI ya afirmaba que en el mediano plazo se requerirían en Chile un poco más de 90 mil profesionales y técnicos del área TIC.

Otra tendencia importante a destacar en este contexto es el actual rol que cumplen los gerentes de informática en las organizaciones. En efecto, se trata de profesionales que deben poseer un marcado acento en la innovación, amplia visión de negocios, capacidad para formar equipos técnicos de alto nivel, habilidades para escuchar, comunicar y gestionar, manejar un segundo idioma y contar con un posgrado o MBA. Asimismo, deben entender de negocios y descubrir cómo las TIC pueden potenciar los procesos de la empresa, innovar y generar ahorros, transformándose así en verdaderos aliados de los gerentes generales. Todo lo anterior plantea dos importante desafíos como país. Uno de ellos es reducir la brecha existente entre oferta y demanda de talentos TIC. Un camino para ello es fomentar entre los jóvenes el hecho de estudiar una carrera TIC, ya que son una real alternativa para insertarse en el mundo laboral y proyectarse en el tiempo.

El otro reto es cómo elevar de manera sustancial los niveles de recursos que se gastan en I+D en esta nación. Según los resultados de la Quinta Encuesta sobre Gasto y Personal en Investigación y Desarrollo (I+D), Chile desembolsó por ese concepto $558.240 millones en 2014, lo que equivale a 0,38% del Producto Interno Bruto (PIB). Dicho monto está por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el que alcanzó a 2,36% en 2013.

En definitiva, en la medida que contemos con el capital humano necesario para enfrentar los desafíos de los avances tecnológicos y dispongamos de un gasto adecuado en I+D, podremos realmente dar el salto necesario para alcanzar el desarrollo tan anhelado. De lo contrario, seguiremos marcando el paso.


Fuente: El Mercurio